Exigir títulos universitarios y el enfoque en la educación

La reflexión de hoy puede ser algo polémica. Los pensamientos que traigo a colación han sido fruto de discusiones con otros colegas y percepción fundada a través de mi experiencia laboral y académica. Por supuesto, lo que te muestro es un punto de vista y es probable que no estés de acuerdo conmigo en algunos (o todos) aspectos, por lo que estás cordialmente invitado a debatir con respeto en los comentarios.

Hoy te quiero hablar de títulos universitarios, la enseñanza en la educación.

Para qué exigir un título universitario

Son varias las veces que he leído en internet noticias que señalan la tendencia de algunas grandes empresas de no exigir títulos universitarios para contratar a alguien.

Para Alphabeth (google), Whole Foods, IBM, Costco, Apple y otros poderosos del sector tecnológico no es vital que debas tener un título universitario para ser parte de sus filas, ¿por qué?

Para estas empresas factores como la experiencia, el autoaprendizaje y la capacidad cognitiva significan más que un “Ingeniero de sistemas graduado de Yale” o un “con promedio general de calificación de 4.5”

Basta con mirar a sus creadores. De seguro has escuchado historias de que sus fundadores arrancaron sus empresas sin terminar sus carreras. De seguro conoces gerentes empíricos que levantaron buenas empresas con más ganas y visión que conocimiento.

El título universitario, ¿por qué si y por qué no?

He conocido compañeros que literalmente se graduaron arrastrados. Con arrastrados me refiero a que se graduaron en mucho más tiempo del estipulado repitiendo muchas asignaturas y ayudados por compañeros y profesores que “estaban cansados de verlos repetir el curso”. La historia se repite no en una sino en varias universidades.

Y si, si algo tenían estos personajes era dinero para pagar, pagar y volver a pagar las asignaturas que reprobaban.

Esto a nivel de ingeniería industrial y el colegio. Desconozco si pasa lo mismo en áreas como la medicina, las leyes o la psicología.

¿Y entonces, por qué sí? Aun así, considero la universidad como un filtro. El hecho de que alguien se gradúe (salvo los casos comentados) es una señal de responsabilidad, constancia y disciplina. La universidad puede llegar a forjar habilidades como el trabajo en equipo, la solución de problemas y mejor comunicación.

Cuando eres empresa y contratas a un profesional, es porque en parte estás buscando una persona responsable, para que trabaje con otros y buena capacidad para comunicarse, ¿o no?

Además, la universidad sirve para “demostrar” que esa persona cuenta con competencias críticas para la sociedad.

Por ejemplo:

  • ¿Dejarías que alguien te interviniera quirúrgicamente sabiendo que no cuenta con título universitario?
  • ¿Contratarías a un abogado para tu empresa sabiendo que no alcanzó a terminar su carrera?
  • ¿Dejaría el gobierno que un empírico se encargara de dirigir la construcción de un puente?

Dicho esto, estoy seguro de que para Apple o Google ciertos cargos deben exigir título universitario. ¿El de un desarrollador front-end? Probablemente no. ¿El de un contador? Probablemente sí.

¿Pero entonces, cuál es el problema? Creo que el problema radica en que el área de talento humano en las empresas debería ver más allá del título universitario y de sus pruebas clásicas. Debería considerar qué cargos requieren “por reglamentación” un título universitario (contador, medico, abogado, etc) y para qué cargos puede considerar personal que no es profesional.

El área de talento humano debería diseñar pruebas afines para evaluar el grado en que una persona se adecua, y creo que no basta un 16 pf, un Wartegg y una prueba escrita. Ir más allá es poner a prueba al candidato en situaciones hipotéticas que pidan análisis, desempeño en grupo, toma de decisiones y liderazgo en un entorno que requiera los conocimientos propios de su disciplina.

¿Por qué no? Las empresas que no hacen una adecuada selección de personal, terminan contratando por otra serie de factores. A veces cosas como el promedio de calificaciones y la universidad en que se graduó condicionan el pago del salario. Es decir que te pagan por un título y no por lo que sabes hacer. Y te pagan lo que creen que deben pagarte por ese título, dándole más por ejemplo a un egresado del MIT que a uno de Princeton. Eso si la empresa se abre a todas las universidades, porque hay empresas que solo contratan personas graduadas de una universidad específica.

¿En qué repercute esto? En que el profesional termina dañando el mercado. El recién graduado no lleva ni un año de experiencia laboral, no sabe con certeza qué le gusta, para qué es bueno y en qué no tanto, y ya está haciendo otro estudio como diplomado o magister.

Luego imagínate a ti con 4 años de experiencia haciendo un magister y que en el salón te encuentres personas con menos de un año de experiencia, ¿qué esperas? Qué esperas sabiendo que parte de las ventajas de hacer un magister es el networking y aprender de las experiencias de otros estudiantes.

Por supuesto, son casos aislados. Hay universidades que exigen un mínimo de experiencia laboral e incluso hacen exámenes de ingreso para magister. Pero no todas lo hacen. Algunas universidades se enfocan en obtener ingresos y no en generar conocimiento.

¿En qué deriva esto? En que la empresa prefiere contratar al polluelo que tiene magister y no a la persona con más experiencia.

En que la empresa tiene la capacidad de pagarle menos al polluelo, porque créeme, se valora más el pago por experiencia que el pago por estudio. ¿Por qué? Por el simple hecho de que con poco tiempo de graduado, el polluelo estudia otro nivel para obtener empleo más fácil, por lo tanto él “se vende” por menos de lo que se vende el que tiene un montón de experiencia.

En resumen, creo que es importante que las empresas empiecen a pensar para qué cargos pueden considerar personas sin título universitario. Es importante que revisen sus perfiles de cargo. A veces, el conocimiento requerido para un cargo es simple conocimiento que se puede adquirir en la marcha, y lo que de verdad se necesita para un cargo son otros aspectos que no se identifican fácilmente, por ejemplo capacidad de negociación, liderazgo, solución de problemas y creatividad. ¿Es un título universitario un demostrativo de tener eso? Definitivamente no.

Lo que se enseña en los colegios, ¿para qué te ha servido?

Pasamos del entorno laboral al entorno académico. Nos vamos a las aulas de clase en los colegios.

Casi puedo recordar la asignatura de ética y valores (secundaria) en el colegio, con un profesor parado al frente explicándonos el significado de valores como la honestidad y la tolerancia a través de la lectura de un libro.

¿Considero que me aportó valor? En definitiva no. ¿Qué si es una asignatura importante? Tampoco.

Narrativa

Puede que tu pienses que si es importante y de hecho es respetable. La decisión de que incluir en el contenido académico de los colegios siempre ha sido un eterno debate en los gobiernos. Independiente de esto, creo que la metodología del docente no era la adecuada y el contenido de la asignatura menos.

De esto quiero hablar en este punto. Siempre he pensado que lo que se enseña en los colegios no responde a las necesidades de la sociedad de hoy. Desde niño, siempre me pregunté el para qué de las cosas que enseñaba el docente. Algunas como matemáticas o filosofía tomaron más sentido cuando crecí, pero otras como la clase de ética y valores fueron una pérdida de tiempo.

Ahora bien, no soy un experto en educación. Tampoco conozco con certeza cómo se imparte la educación en otros países del mundo ni los avances educativos en Colombia frente a la educación que recibí en mi etapa escolar y como se encuentra hoy en las mejores instituciones.

Pero si tengo un punto de vista y es el siguiente:

La educación debe responder a las necesidades de la sociedad. Las necesidades de la sociedad cambian. La educación, no tanto.

  • ¿De qué nos sirve conocer las capitales del mundo? Alguien dirá, cultura general. ¿Para qué? ¿La cultura general va a resolver los problemas del mundo? ¿La empresa va a preferir contratar al que se sabe la capital de Argentina y no a mí?
  • ¿Vale la pena memorizarse las fórmulas matemáticas? Antes quizá sí. Hoy no tanto. ¿Eres de los profes que no permite sacar los apuntes? Prefiero que busques el razonamiento en el estudiante y no la memorización.
  • ¿Qué sentido tiene la enseñanza de la escritura en letra cursiva? ¿De qué manera le aporta al mundo o a mí persona saber escribir en letra cursiva?

Ejemplos sobran. Los puntajes alcanzados por Colombia en las pruebas PISA dejan mucho que desear, siendo un síntoma de que la educación no se encuentra bien encaminada.

Entonces, ¿qué se debería enseñar en las escuelas?

Bueno no soy un experto en la materia. Definitivamente sé qué es lo que no me ha aportado en mi formación, pero no tengo tanto conocimiento sobre qué es lo que debería aportarme, pero si me dieran a elegir incluiría asignaturas como:

  • Comportamiento ciudadano: Desde pequeños deberían enseñarnos normas de tránsito, normas de urbanidad y cultura ciudadana.
  • Educación financiera: Que no te lo enseñe el libro de Kiyosaki por favor. Podemos avanzar mucho más si desde pequeños sabemos cómo debe funcionar la economía de cada individuo.
  • Desarrollo de habilidades blandas: Aspectos como la empatía, comunicación, trabajo en equipo, toma de decisiones y manejo del tiempo logran condicionar el éxito.
  • Nutrición: Es importante que sepamos cómo nos afecta en el presente y futuro lo que nos comemos.
  • Programación: Es una realidad el día de hoy. Antes todos debíamos saber inglés. Hoy todos deberíamos saber programar “algo”.
  • Debates: Se debería motivar a los estudiantes a defender sus posturas, posturas conseguidas a través de razonamiento; lo que le permitiría entender por qué está bien su razonamiento o porqué está mal.

Pero sobre todo, más allá del qué enseñar, es el cómo enseñar.

Creo que el modelo educativo debería dejar de darle tanta importancia al aprendizaje y más al pensamiento. Es decir que debería conducir al estudiante a pensar y no tanto a aprender.

Quizás te has visto...
¿El club de los poetas muertos? Entonces sabes de lo que hablo, a eso me refiero. Si no, te recomiendo que la veas. Robbin Williams en su papel de profesor enseña a sus estudiantes a pensar por sí mismos y no por lo que está escrito en los libros. Aqui tienes la ficha de la película. ¡Está en Netflix!

Por supuesto, el cambio de modelo es un reto.

Imagina que un día, tu profesor apaga el video beam y le pide a la clase poner las sillas en círculo.

Acomodados todos, el profe saca un prisma, toma una linterna y les dice: ¿por qué creen que la luz se dispersa sobre este objeto?

Hasta aquí la reflexión de hoy. Son temas que tocamos entre colegas. Se elevaron los ánimos y al final no hubo gran acuerdo, ¿pasará lo mismo aquí?

Yo ya dije lo que pienso.

Para finalizar, una frase del siempre confiable Einstein, que nos dice que:

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas. La curiosidad tiene su propia razón de ser.

Si esto te ha sido útil...
Únete a la comunidad. ¡Es gratis! Vas a recibir en tu correo recursos, herramientas y novedades exclusivas para miembros de Ingenio Empresa.

Responsable de tus datos: Diego Betancourt Finalidad: Envío de publicaciones y productos creados por Ingenio Empresa. Legitimación: Tu consentimiento otorgado en este formulario. Destinatario: MailRelay (ubicados en España). Es mi herramienta de email marketing. Derechos: Puedes darte de baja cuando desees y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

10 comentarios en “Exigir títulos universitarios y el enfoque en la educación

  1. Buenas Soy de Argentina, acá existe la Educación Universitaria Gratuita además de la oferta Privada. En relación al Título, creo que depende mucho del tipo de Profesional que se necesite. Un Profesional no lo es por estar graduado solamente, sino, por un grupo de cualidades, aptitudes y experiencias que lo hacen Profesional. También creo que es necesario un cambio en el modelo de aprendizaje donde también desarrollen áreas emocionales y cognitivas

    Saludosx

  2. Excelente aportación Diego, y todo lo que comentas en tu articulo tiene mucho acierto, un ejemplo yo termine la carrera de administración de negocios y cuando fui a trabajar no sabia que hacer, y la experiencia de 12 años en empresas me sirvieron mucho y es ahora lo que comparto con mis estudiantes en la Universidad, los motivo a que a partir del 5 semestre empiecen a buscar un trabajo para un poco confrontar con las enseñanzas de la universidad es bueno, regular o no se esta enseñando lo correcto, ante las dudas en el trabajo ellos empiezan a investigar y a preguntar en hora de clases, hay tantas cosas que comentar pero muy bueno la iniciativa que das Diego.

  3. Hola Diego, considero que tienes razón desde la perspectiva del reclutamiento y la selección. Algunas empresas se enfocan en mantener un personal con un curriculum que ocupa tres paginas en estudios, sin embargo al momento de ocupar un cargo sus competencias disminuyen significativamente. En este sentido, las políticas empresariales deben abrirse y aceptar para algunas categorías de cargos la experiencia más que el titulo. Aprovecho este punto para agregar que la edad no debe ser factor de descarte en la selección, tengo experiencia en el área y pude ver excelentes personas que pudieran aportar mucho a las organizaciones, descartadas por la edad.
    Por otra parte, desde el punto de vista educativo la dinámica actual con que se están desarrollando las economías, los aspectos sociales y políticos de las naciones ameritan un ajuste en los planes educacionales anual por no decir constantes, hoy sabemos mas de las capacidades con que están naciendo los bebés, los avances tecnológicos ameritan una reconversión y procesos de transición casi de inmediatos y eso comienza con la educación.

    Saludos Diego

  4. Hey buena catarsis
    Algo asi deberianser las discusiones de los ministros y no esas reuniones esteriles que a nada nos conducen.

    Las fuentes de OPEN DATA son herramientas que deberian prestarse para atraves de opinion y sentimientos expresarnos diciendo lo que me hubiera gustado que me enseñaran incluso los maestros con una mejor vision de vida poder sugerir que enseñar y por que y que debe salir ya del curriculo
    Se necesita hoy en dia enseñar a buscar, filtrar ocurar y sintetisar informacion asi como saber comunicarla y extrapolar lo aprendido para la resolucion de problemas, aplicar a nuevas situaciones y generar conocimiento.

    • Es verdad Roberto. Aunque fijate que existen maestros muy conscientes de este tema y que van más allá de lo que desde el gobierno se ordena para que sea enseñado en clases; o bien enseñan esas asignaturas pero su metodología de enseñanza le permite adquirir otras competencias a la vez que completa la asignatura.

      Por ejemplo, un maestro puede elegir escribir en un tablero, explicar y evaluar; o puede generar dinámicas en grupo donde son los mismos estudiantes los que generan el contenido de la case y aprenden entre sí mismos.

  5. Saludos Don Diego: Le cuento mi propia experiencia: Laboro en una Empresa que hace 20 años estaba prácticamente lista para cerrar sus puertas por quiebra. En ese entonces el Gerente contaba con una Maestría en Administración de Empresas. Los directores conscientes de que ya no había mucho que perder, decidieron intentar sacar a flote la Compañía y contrataron a un Gerente que sólo contaba con un Diplomado en Administración, pero con más de diez años de experiencia dirigiendo micro empresas. Hoy, 20 años después nuestra Empresa es líder en su nicho de mercado en Centroamérica y algunos países del Caribe. Durante este proceso ha habido años en que los volúmenes y ventas duplican los del año anterior y con los mismos sistemas productivos de hace 20 años. Mi conclusión es que, como todo en la vida, “todo es cuestión de actitud”. Hay una frase de origen japonesa que reza que “La disciplina está por encima de la inteligencia” y creo que mi relato refuerza mucho esa tesis. Sin embargo también la preparación académica ayuda, sobre todo en algunas Carreras en que no se pueden correr riesgos como las que usted ya mencionó. Coincido Don Diego con usted, en que en los programas educativos tanto de Colegios de Secundaria como de Universidad hay materias que sólo hacen perder el valioso tiempo y no aportan nada a la formación integral del ser humano. Gracias por sus artículos que me han sido muy útiles en mi vida laboral diaria.

    • Que buena anécdota Fernando. De ahí que las empresas más grandes valoren más la experiencia por sobre los estudios.

      Fíjate que todo empieza por la cabeza (gerencia). Esto señala la gran responsabilidad que tienen los departamentos de recursos humanos por ver más allá del título, ¿acaso un departamento de recursos humanos habría escogido al gerente de la maestría por sobre el gerente con el diplomado? Quien sabe.

      Saludos Fernando!

Deja un comentario

Responsable de tus datos: Diego Betancourt. Finalidad: Moderación de los comentarios por el tiempo que dure este post publicado o hasta que decidas borrar tu comentario. Legitimación: Tu consentimiento otorgado en este formulario. Destinatario: Wordpress.Derechos: Tienes derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos. Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.